REGAL MUSICAL

Santiago Alba Rico, en el Prólogo a la segunda edición de su Leer con niños (Random House, 2015) comenta i celebra que:

 

“los relatos y los hijos no quitan sino que dan tiempo, nos devuelven el tiempo; nos devuelven precisamente el tiempo el tiempo geológico que necesitan las montañas para formarse, los niños para crecer, la atención para fijar la mirada, las manos para prestar cuidados, la lengua para conservar su riqueza, los cuerpos para conocerse, la inteligencia y la imaginación para interesarse por un objeto o un ser humano concretos. En este tiempo -que el reloj del relato nos restituye y que es el tiempo propiamente humano- pueden ocurrir cosas terribles. Pero sin ese tiempo, las buenas , las mejores, aquellas de las que dependen la salvación de los elefantes, los niños y los glaciares, son imposibles”.

 

[email protected] como [email protected] de música en edades tempranas, aunque no trabajemos con los relatos, experimentamos algo así día a día con la música, con el “musicar”, devolviéndonos la posibilidad de vivir, de revivir este lenguaje tan profundamente humano con [email protected] pequeñ@s y con las familias.

 

Por eso nos parece que ese texto tiene también todo su sentido cambiando “los relatos” por “la música”.

 

Sabemos de la ilusión y la entrega con que las familias vienen ofreciendo a sus pequeñ@s la posibilidad de que puedan crecer con la música y que esta vaya formando parte de [email protected]; también las propias familias crecen  y se enriquecen redescubriéndose en la música.

 

Santiago Alba Rico dedica el libro a sus hijos que además, dice, le enseñaron a leer.

En mi caso, e imagino que también en el vuestro, este tiempo compartido en las sesiones de música en familia me ha permitido profundizar en mi formación musical; creo que también algo de eso les pasa a las familias.

 

Es por esto que cuando las familias, en navidades o en los cumpleaños, me piden consejo para orientarse en el amplísimo mercado pensado para la infancia, sobre qué pueden comprar o regalar a sus [email protected] para favorecer o contribuir a su formación musical, mi respuesta es: aquello que refuerce el vínculo musical que están estableciendo; aquello que permita crecer conjuntamente con la música, que permita gozar juntos haciéndola, escuchándola, moviéndose con ella, bailándola.

 

Y no lo digo pensando en grabaciones de canciones “infantiles”, ni en vídeos creados para “estimular musicalmente” a los pequeñ@s y que probablemente los relegue  al papel de espectadores sobre los que actuar; ni en “instrumentos musicales” electrónicos que realizan todo tipo de ruidos y lucecitas que deslumbran a [email protected] pequeñ@s. Más bien sugiero regalar, regalarse música, melodías que puedan compartir con [email protected], o, cuando son ya un poquito mayores, instrumentos musicales sencillos, de calidad, que puedan explorar conjuntamente.

 

Sencillamente todo aquello que les permita disfrutar con [email protected] de este tiempo, ajeno a la locura cotidiana que, a veces, nos devuelven [email protected] niñ@s durante su crianza: “el tiempo geológico que necesitan las montañas para formarse”.

 

¿Os gustaría comentar algo al respecto? ¡Por favor, adelante!

Ingressa al teu compte

Contacte

Estaremos encantadas de contestar a cualquier duda que tengas. Déjanos un email o rellena el formulario.